Restauración y Conservación de papel

El mundo de la restauración es un campo tan amplio que si tienes la suerte de encontrarte con trabajos variados en la misma obra, hace que te enriquezcas y adquieras experiencia en otros ámbitos que en principio no son profesionalmente tuyos. Eso es lo que me pasó en la última obra que participé, se hizo una actuación en un edificio que contemplaba la restauración de la fachada, de materiales del interior como mármol, bronce ó madera y que en el sótano del edificio nos guardaba una sorpresa.

Restauración libro

El edificio se ejecutó a principios de siglo XX y no sé si intencionadamente o no, la empresa constructora o el propietario de ese tiempo, dejaron en el sótano un par de cajas con documentación de obra. Estas dos cajas no se encontraban en las mejores condiciones de conservación para lo que contenían, básicamente papel. En una de las cajas nos encontramos el libro de obra original del edificio, una auténtica maravilla escrita en inglés y que tenía las cartas de las conversaciones mantenidas entre el jefe de obra y el arquitecto (no se encontraban en la misma ciudad, ni en el mismo continente) y numerosas fotos de la ejecución de la obra. Es fantástico ponerte a leer el libro y ver las condiciones y problemática de la época, merece la pena. También aparecieron los libros de contabilidad de la obra y el de archivo de facturas de los materiales utilizados en ese tiempo.

En otra caja metálica la sorpresa fue aún mayor cuando vimos que contenía los planos originales de obra utilizados para la construcción del edificio, que a pesar de la nula conservación durante casi 100 años, se encontraban en buen estado. Auténticas obras de arte.

Caja metálica con planos

Caja metálica con planos

Caja con documentos

Caja con documentos

Libro de contabilidad

Libro de contabilidad

Libro de facturas

Libro de facturas

Libro de obra original

Libro de obra original

Lo primero que nos vino a la cabeza fue la de ojear uno a uno todos los documentos, lo cual se hizo con bastante cuidado, sobre todo en los que presentaban mas desperfectos. Una vez revisado todo el material existente cobró fuerza la idea de que estábamos delante de unos documentos necesarios de conservar, documentos que eran patrimonio del edificio e historia de la ciudad. Se decidió restaurar el libro de obra original y mantener los planos sin restaurar, quien sabe si se restaurarán mas adelante.

Personalmente nunca me había enfrentado a la restauración de papel, lo que hizo que mi interés por conocer el proceso de restauración fuera aún mayor. Como es normal en estos casos, lo importante era buscar algún profesional que se dedicara a la restauración de este material, alguien familiarizado con este tipo de trabajos y con la experiencia necesaria para que se obtuviera un resultado adecuado al documento que se iba a restaurar.

En principio no fue una tarea fácil, encontré a mucha gente que hacía restauración de papel pero que no se atrevían a restaurar un libro completo de estas características, donde también teníamos las cubiertas de cuero y numerosas fotografías que no se encontraban en muy buenas condiciones. Después de mucho buscar se encontró a una profesional, profesora universitaria que se dedicaba exclusivamente a la conservación y restauración de libros, con la cual se llegó a acuerdo y comenzaron los trabajos.

Para transportar el libro desde el sótano del edificio hasta el taller de restauración, se realizó una caja forrada interiormente con material acolchado y lino. Esto nos permitiría que el libro llegara en buenas condiciones hasta el lugar de trabajo y sin contaminarse en exceso con el ambiente exterior.

Ejemplo caja de conservación

Ejemplo caja de conservación

Una vez en el taller, el proceso de restauración comenzó y se demoraría aproximadamente 4 meses. Los trabajos comprendían la restauración total del libro, que estaba compuesto por 31 cuadernillos de 8 páginas cada uno y en los cuales se encontraban numerosos documentos pegados y grapados. Además, y fruto de varias conversaciones con los dueños del edificio, se concretó realizar varios facsímiles idénticos al original para su exposición. Al necesitar un lugar donde exponer este material se modificó el proyecto de restauración y se creó una zona dedicada a museo, lo que hizo que me adentrara un poco más en no solo la restauración, sino también en la conservación de este material y en las condiciones concretas que debe llevar una zona museística.

Para que os hagáis una idea del estado en el que se encontraba el libro, os enumero los desperfectos que se encontraron al estudiarlo más detenidamente en el taller de restauración:

– Suciedad superficial generalizada y adherida.

– Deformación del plano generalizado tanto de papeles adheridos interiores como planos y fotografías.

– Estructura, cosido en mal estado.

– Faltante de hojas originales y de papeles internos.

– Presencia de elementos metálicos que se han oxidado, lo que se ha traspasado hacia todo el soporte papel, tanto hojas y cartas como soporte.

– Utilización de adhesivo antiguo ácido, tonalidad color café de sus zonas de contacto.

– En zona central presenta hongos en los pliegues de empaste.

– Gran cantidad de papeles se han acidificado traspasándolo a otros papeles de mejor calidad.

– Faltantes y rasgados en papel soporte del álbum y cartas interiores.

– Faltantes y malas intervenciones anteriores (utilización de cinta adhesiva) en hojas y fotografías.

Friabilidad de hojas con mayor acidez.

– Planos con deformación y quebraduras del papel.

– Desgaste y separación de las fibras del soporte en la gran mayoría de las hojas del álbum.

– Faltante localizados en fotografías.

– Desprendimiento de lomo circular.

– Desprendimiento y abrasiones generalizadas en todos los contornos de la tapa y contratapa.

Como podéis comprobar el estado del libro era bastante defectuoso y los trabajos necesarios iban a durar bastante. Hay que tener en cuenta que habría que restaurar hoja por hoja y documento por documento, aparte de ambas tapas. La propuesta de tratamiento fue la siguiente:

– Desmontaje de los cuadernillos.

– Corrección de las deformaciones del plano mediante humedad y peso.

– Consolidación de la capa pictórica por reverso utilizando adhesivo orgánico y espátula térmica.

– Realización de test de solventes.

– Limpieza mecánica, por las diferentes calidades de los papeles presentes.

– Limpieza y Eliminación de elementos metálicos al interior del álbum.

– Reintegro de faltantes con papel japonés, en hojas de cuadernillos y documentos internos.

– Eliminación de suciedad superficial y adherida en tapa y contratapa de cuero sintético.

– Tratamiento de zonas en contacto con humedad.

– Soporte auxiliar en reverso a planos en mal estado.

– Aplicación de capa de protección final.

Estado del lomo

Estado del lomo

Cartas interiores pegadas

Cartas interiores pegadas

Despefecto en borde de hojas

Despefecto en borde de hojas

Hojas interiores

Hojas interiores

Estado del lomo del libro

Estado del lomo del libro

Los trabajos comenzaron con el desmontaje del libro, eliminando los elementos metálicos que se habían utilizado y dejando libres los 31 cuadernillos que lo componían, además de separar las hojas que estaban pegadas con cinta adhesiva o grapadas. Una vez realizado esto, se hizo un catastro de todas las páginas, con el fin de obtener un orden exacto al original una vez que se restaurara, ya que no se puede variar la composición original del libro.

Se comenzó con la limpieza del polvo presente a todas las páginas y tapas, mediante pinceles de varios calibres hasta dejar libre de partículas las distintas superficies. Seguidamente se comenzó la limpieza de suciedad adherida mediante el uso de goma, en saco o tradicional, algo que me sorprendió por ser un material tan usual en nuestra vida diaria y que se usa para un trabajo tan específico. Los restos dejados por la goma se iban eliminando de la superficie con los pinceles. Este proceso es bastante lento, ya que hay que considerar que teníamos 248 páginas con sus respectivos documentos cada una. Cuando teníamos las superficies libres de suciedad se eliminaba los restos de adhesivo mediante bisturí o palas especiales.

Material utilizado

Material utilizado

Numeración de cuadernillos

Numeración de cuadernillos

Elementos metálicos eliminados

Elementos metálicos eliminados

Eliminados todos los restos adhesivos y de suciedad, se procede a realizar la planificación de las hojas y la reintegración con papel japonés (también llamado Washi) de las zonas deterioradas o inexistentes. Para devolver el carácter liso a las hojas, eliminando arrugas o pliegues, se realizó mediante la aplicación de peso durante un tiempo determinado hasta asegurar la planeidad de la superficie. La reintegración de las zonas deterioradas se realizó con papel japonés desde 9 a 31 gramos dependiendo de la zona a tratar, fijado con adhesivo especial libre de solventes y químicos que afecten al papel. Esta aplicación de papel japonés devolvió la estabilidad a las hojas y reintegró los faltantes existentes, sobre todo en los bordes de las hojas y en los agujeros dejados por las grapas y bisagras. Algunas hojas y fotos necesitaron la aplicación de papel japonés en toda su superficie trasera para darle estabilidad al documento que se presentaba muy deteriorado. El proceso duró 3 meses y contempló la restauración del libro al completo y los documentos interiores, lo que dejó el conjunto preparado para realizar las copias necesarias para los facsímiles. Una vez realizadas las copias, se procedió al montaje del libro original, uniendo los cuadernillos con hilo de algodón y pegándolos al lomo con adhesivo a base de trigo, libre de solventes y químicos.

El proceso para realizar el facsímil consistió en el montaje del libro y en la copia de los documentos interiores para su posterior pegado a la superficie de las hojas. Para las hojas del libro se eligió un papel muy parecido al original, se escogió un papel de 80 gr. libre de ácidos con una tonalidad similar al del libro. Para el montaje de la tapa y contratapa, se digitalizó en alta resolución ambas tapas restauradas y se montaron sobre cartón, rematando las esquinas con cuero parecido al original ya que no se encontró el mismo utilizado en ese tiempo. Una vez preparadas las tapas y los distintos cuadernillos, se procedió al montaje del libro, los cuadernillos interiores se cosen individualmente con hilo de algodón y cuando están preparados cada uno se cose al siguiente (1 con 2, 2 con 3 y así hasta el 31). Cuando tenemos todos los cuadernillos cosidos entre sí, se prensan y se pegan al lomo con adhesivo natural resistente a base de trigo, inodoro e incoloro y que no aporta ningún tipo de químico al papel para favorecer su conservación.

Facsímil idéntico al original

Facsímil idéntico al original

Lomo de facsímil cosido y pegado

Lomo de facsímil cosido y pegado

Copia de tapas en facsímil

Copia de tapas en facsímil

Los documentos interiores llevaron un proceso similar, se digitalizaron en alta resolución todos los documentos, tanto cartas como fotografías y se imprimieron para pegarlas en el interior del libro en el mismo orden que el original. Se eligió papel de diverso gramaje para las cartas y fotográfico para las imágenes y se realizaron varias pruebas de impresión para ver el mejor resultado y el más parecido a los documentos originales, una vez elegido el tipo de impresión se procedió a la reproducción de todos los documentos.

Fotografía restaurada y copia

Fotografía restaurada y copia

Fotografía restaurada y copia

Fotografía restaurada y copia

Con los trabajos terminados, ya teníamos el original restaurado y la copia idéntica para su consulta. Ahora faltaba crear la zona museística con las vitrinas donde irían expuestos estos libros, algo que para mí no fue sencillo por mi falta de experiencia en el tema y que os contaré en un próximo post.

Estos trabajos me sirvieron mucho para adentrarme en otro tipo de restauración con la cual no estaba familiarizado, me encantó ¡!

Anuncios

Acerca de Arquipa

Arquitecto técnico dedicado al mundo de la conservación y restauración patrimonial.
Esta entrada fue publicada en Análisis y estudios, Patologías, Patrimonio Cultural Mueble y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Restauración y Conservación de papel

  1. Daniel dijo:

    Interesante artículo Arquipa! Te invitamos a visitar http://www.conservacionyrestauracion.cl – desde Chile.

    Me gusta

  2. Arquipa dijo:

    Muchas gracias Rita, saludos !

    Me gusta

  3. Rita Udina dijo:

    ¡Muy completo!
    Gracias por compartir tu experiencia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s