Las instalaciones en restauración de edificios

Acometer una restauración integral en un edificio implica enfrentarse a diversos temas, entre ellos las instalaciones existentes. En una de las actuaciones que llevamos a cabo hace unos meses, nos encontramos un edificio público con 100 años de antigüedad y que mantenía intactas las instalaciones de agua, saneamiento y electricidad. En este caso os voy a hablar de las instalaciones de suministro de agua y del saneamiento. Como curiosidad, tuvimos que actuar sobre los baños existentes ya que en la concepción del edificio se ejecutaron la mayoría de los baños para hombres y solo uno para mujeres. Esa realidad de hace 100 años, en cuanto al número de hombres y mujeres trabajando en el edificio, ha cambiado bastante y ahora es casi mas el número de mujeres que de hombres. Debido a esto se debían adaptar los baños a la situación actual del edificio, eliminar algunos urinarios o mingitorios y dotar de WC los nuevos baños para mujeres.

Baño

Uno de los baños originales del edificio

Para empezar a realizar esta actuación lo más importante era ver cómo estaban las instalaciones existentes, si su funcionamiento era correcto y si se había producido alguna modificación de ellas durante la vida útil del edificio. La primera sorpresa fue cuando nos encontramos que toda la instalación de agua y saneamiento estaba resuelta con tubería de hierro fundido, cosa normal para la época de construcción y los materiales que se utilizaban.

Esto nos planteaba ciertos problemas, ya que suponíamos que desde la construcción del edificio, el mantenimiento que habían tenido estas instalaciones se ceñían básicamente a reparaciones puntuales de fallas. Debido a esto nos podíamos encontrar con el material deteriorado, oxidado u obstruido en algún punto de la instalación. Además el dotar a la instalación de mas puntos de descarga o incrementar la presión en las tuberías, no sería lo más adecuado, ya que se podría saturar y poder fallar algún punto o unión de la instalación.

Se pudo comprobar que la instalación hasta ahora había funcionado correctamente y que no había fallado en ningún momento, a pesar de esto, se tomó la decisión de no incrementar el número de lavabos ni wc. Una vez que se estudiaron todas las plantas, incluso íbamos a eliminar algunos puntos con respecto a los existentes.

Cuando revisamos todas las plantas, se observó que la instalación de suministro de agua y de saneamiento estaba ejecutada por el exterior del edificio. Supongo que el arquitecto del edificio, sopesó mejor la opción de tener una fachada trasera del edificio llena de tuberías a poder tenerlas en el interior y así evitar los problemas derivados de roturas y filtraciones.

Fachada trasera del edificio

Fachada trasera del edificio

Instalaciones en terraza del edificio

Instalaciones en terraza del edificio

La instalación interior de los baños se realizó con Pvc ocultándola mediante zócalos hasta llegar al punto de salida por la fachada y conectarla a la instalación existente. Esta conexión suponía el realizarla mediante piezas de transición entre Pvc y hierro fundido, no supuso problema ya que este tipo de piezas existen y mediante la instalación de personal cualificado no entraña mucha complicación. La única complicación que surgió en la instalación fue realizar la salida al exterior con la tubería, haciéndose necesario realizar pasadas en el muro de la fachada trasera mediante testiguera. Tomando las precauciones necesarias y con un buen replanteo que no afectara a los materiales existentes, se realizó con buenos resultados.

Se obvió realizar cualquier prueba de presión completa de la instalación de agua, ya que se comprobó punto por punto que la instalación funcionaba correctamente. Por lo que las pruebas de presión se ciñeron a las instalaciones interiores de los baños que se habían resuelto con Pvc, dando resultados buenos y certificando que todas las uniones estaban correctas. Estas pruebas de presión pueden parecer innecesarias algunas veces, pero por experiencia os puedo asegurar que son extremadamente útiles, ya que las reparaciones posteriores pueden suponer un buen dolor de cabeza y el costo derivado por no hacer una prueba que es muy sencilla.

Instalación interior existente

Instalación interior existente

¿En qué consiste la prueba de presión? Básicamente es dotar a la instalación de una sobrepresión y comprobar que todas las uniones de esta funcionan correctamente y no tienen filtraciones. La manera de introducir presión a la instalación consiste en taponar uno de los extremos de la canalización e introducir agua por alguno de los puntos libres hasta alcanzar una presión concreta (6 bares por ejemplo) en la instalación. La presión de funcionamiento de una instalación de agua puede oscilar entre 1 y 2 bares, por lo que introducir una presión tres veces mayor nos asegura, si no falla, que en uso tampoco fallará. El dispositivo que se usa para introducir esta agua puede manual o automática. El dispositivo manual tiene un recipiente donde se vierte el agua y mediante un trozo de manguera o de tubería que se acopla a la instalación, se va introduciendo haciendo uso de un brazo de bombeo que dispone, hasta alcanzar en el manómetro que posee la presión que se quiera. Una vez hecho esto se cierra la llave que lleva el dispositivo y se deja un mínimo de 24 horas para comprobar si la presión oscila. En instalaciones de Pvc o polietileno extruido es posible que la presión baje un poco en este tiempo, 0,5 bares sería un valor aceptable, mas de eso hace que tengamos que comprobar todas las uniones de la instalación para detectar posibles fugas.

Máquina para prueba de presión hidraúlica

Máquina para prueba de presión hidraúlica

Una vez terminada la actuación en el edificio, se dotaron de los baños necesarios para la realidad existente hoy día en el edificio. También hay que indicar que los aparatos utilizados para la creación de estos baños fueron la mayoría originales del edificio, los cuales se aprovecharon de los baños modificados o de un acopio existene en el sótano derivado de modificaciones sufridas a lo largo de la historia del edificio. Los lavabos que faltaban se les hizo una copia mediante resina y se copiaron las patas de bronce que los sustentan. La grifería de los lavabos no fue posible encontrarla igual a la original, aunque la elegida se asemejaba mucho. Los wc necesarios fueron buscados en el mercado, buscando modelos los mas parecidos a los existentes, teniendo la suerte de encontrar practicamente los mismos.

El actuar sobre las instalaciones de un edificio patrimonial puede resultar complicado, por lo que hay que tener muchas precauciones en la actuación que se realice. Como he dicho muchas veces, lo importante es estar rodeado de personas cualificadas y concienciadas con el tipo de edificios que se intervienen.

Anuncios

Acerca de Arquipa

Arquitecto técnico dedicado al mundo de la conservación y restauración patrimonial.
Esta entrada fue publicada en Análisis y estudios, Patologías, Patrimonio Cultural Inmueble y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las instalaciones en restauración de edificios

  1. maria albes dijo:

    Estoy de acuerdo en respetar edificios centenarios cuando tienen algo que aportar, sin embargo unas instalaciones de hierro no aportan nada en sí mismas. A no ser que sea un requerimiento económico de la propiedad, la tendencia es a la sustitución de las mismas, máxime cuando son instalaciones vistas, facilmente reemplazables. Focalizaría en que si el agua se va a utilizar para beber tiene mucha importancia su sustitución debido a la más que posible existencia de partículas de óxido de hierro en su interior después de 100 años, con largos periodos sin uso.

    Me gusta

    • Arquipa dijo:

      María, muchas gracias por tu comentario. Como bien indicas, una instalación en desuso implica ciertos riesgos para la salud el recuperarla. Mas que nada por las partículas que seguramente estén presentes en el interior de las canalizaciones. En el caso concreto de este edificio, no se da este problema, ya que sigue en uso desde su origen y se instaló un sistema de filtros que retienen las posibles partículas que pueda haber. Muy buena tu apreciación, saludos!

      Me gusta

  2. A ver si cuando vuelvas a España le echas un vistazo a la instalación de agua de la casa de mi hermana, que les va regular…(aunque por lo menos quitaron las tuberías de plomo antes de que ellos se mudaran)…seguro que con alguno de tus truquichanes rápidamente encontraban de donde sale tanta humedad.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s